24 abril 2007

Lo cortés no quita lo valiente



Hace 3 días ocurrió un sismo grado 6,2 (Richter) en el fiordo de Aysén, XI Región. Hubo grandes deslizamientos de cerros, cuyas toneladas de lodo y piedras cayeron al mar. ¿Resultado? Aparte del temor, de los daños por el temblor y el resquebrajamiento de la tierra, el mar se salió de su cota y arrasó con las zonas más próximas a la costa. No fue un tsunami, pero sí un fenómeno físico con implicancias desastrozas.

Hubo 10 desaparecidos (de los cuales, 5 han sido identificados como muertos) y daños inconmensurables en la gente de la ciudad. la zona fue declarada "de catástrofe" por el Gobierno y la Onemi. La presidenta Bachelet viajó al lugar, para comprobar los daños y delinear políticas de contingencia.
Sufro al ver el sufrimiento de la gente. Hay que ayudar, hacer algo en la medida de lo posible. No es posible permanecer inmutables frente a tragedias de tanta magnitud. Eso es una respuesta casi natural de los seres humanos frente al dolor. Hasta acá, todo correcto... pero hay algo que me desconcierta:

"Señora Bachelet, váyase a la punta del cerro", "dijo" Oscar Catalán (UDI), alcalde de Puerto Aysén a la Presidenta de la República. El verbo "dijo" está entrecomillado, porque, en estricto rigor, sólo fue una alusión. Es decir, "un recadito" para la mandataria, como se dice en buen chileno.

He aquí mi primer reparo: no es posible que una persona "le mande a decir" mensajes a la presidenta, sobre todo cuando el tenor de las declaraciones es tan grosero. Entiendo la rabia y la ¿desesperación? del edil, pero no justifico el modo de hacerlo. No apelo al respeto solamente por el hecho de ser una mujer (aunque culturalmente esto es una actitud intrínseca de lo que se entiende por respeto), sino por el cargo que ocupa.

Aunque haya diferencias ideológicas con Bachelet, Catalán no puede tener este tipo de actitudes. Estamos hablando de una persona -supuestamente- instruida e idonea para ocupar un puesto tan importante en la división administrativa del país. Con palabras populistas no se logra el respeto y la ayuda que la zona requiere. Hay que medirse, sobre todo, cuando se es la voz visible de una comunidad.

Quienes no ven en esta actitud un signo para inquietarse, dirán que, efectivamente, el sr. Catalán estaba interpretando la voz del pueblo. Se vio en las noticias cómo la gente de Aysén recibió a la presidenta con banderas negras, insultándola y pidiéndoles que se fuera. O sea, aparte de la tremenda experiencia que han debido vivir, ¿ahora se dan el lujo de rechazar la ayuda que se les ofrece? Insólito.

No me cabe en la cabeza que por orgullo o soberbia, una comunidad no pueda reconocer que la ayuda se necesita aquí y ahora. Es cierto que hubo "llamamientos" hacia la Oremi, para que investigara y dijera la verdad sobre los frecuentes movimientos telúricos... ¿Pero qué más se podía hacer? ¿Evacuar una zona de la cual los mismos pobladores no estaban dispuestos a irse? ¿Prohibir la navegación en una zona donde, hasta el momento del temblor, había barcazas ilegales en el mar?

Es cierto: hay que oír a la Tierra (literalmente) y a las personas, que -aunque se lereste credibilidad- algo de "sabiduría popular" tienen. Pero no seamos inconscientes. Para que un plan de evacuación resulte, hay que estar dispuestos a hacerlo. No sé qué querían las personas que ahora le reclaman a la Presidenta: ¿que firmara un decreto para prohibir los terremotos?

Lo que sí me parece acertado (y asertivo) es reclamar por la situación de las salmoneras que funcionan en la región. Muchas de ellas no cuentan con las condiciones básicas de seguridad (como quedó demostrado). A ellos también hay que exigirles y no sólo aplaudir porque dan trabajo a personas que después, cuando están desaparecidas, pasan a ser un número más entre las macabras cifras.

Rodrigo

8 comentarios:

rOdRigO dijo...

No sé cómo separar el párrafo que me queda pegado (maldito PC). ¡Soy tan inepto!

Rodrigo dijo...

Fecha: martes 24 de abril de 2007

Fuente: La Segunda Internet

Alcalde de Aysén reafirma críticas a Bachelet, pero ofrece disculpa pública por "faltarle el respeto"

Esta mañana el alcalde de Aysén, Oscar Catalán pidió disculpas públicas a la Presidenta Bachelet por mandarla "a la punta del cerro", aunque mantuvo los cuestionamientos y las críticas a la labor del gobierno en cuanto a la tragedia que afectó la zona el fin de semana.

"Tengo que ofrecer una pública disculpa porque sin duda no es la forma de tratar a una Presidenta, no le puedo decir que se vaya a la punta del cerro, yo le he faltado el respeto", dijo en conversación con Canal 13.

"Pero ella le ha faltado el respeto en forma mucho más grave, con sus acciones, con su conducta al pueblo, a la gente que hoy día se encuentra muerta", agregó.

EzLoKhAi dijo...

Le falto el respeto a la gente que hoy se encuentra muesta???

*__* ... puxa... na` que decir po`...

Saludos!!
Zlkhai.

EzLoKhAi dijo...

P.D.: No era "muesta" era muerta...XD!

Rodrigo dijo...

No le faltó el respeto. La mentada "falta de respeto" es porque Bachelet no evitó el temblor... ¡Plop!

Anónimo dijo...

Corrección al concepto tsumani

La palabra tsumani es de origen japonés cuyo significado es ola gigante, lo ocurrido en el fiordo de Aysén fue un tsunami, lo que si esta claro es que no fue un maremoto, lo cual es una ola gigante producto de una evento sísmico en medio del océano

Rodrigo dijo...

"Un tsunami (se pronuncia tsuu-NA-mii) es una serie de olas que se generan en un océano u otros cuerpos de agua, a causa de un movimiento sísmico, deslizamientos de tierra, erupción volcánica o impacto de meteoritos".

El error conceptual debería ser aclarado, entonces, a la propia Onemi, la que -en comunicado oficial- señaló que "esto no ha sido un tsunami".

Gracias por el aporte.

rOd.

Anónimo dijo...

no hay de que, para eso estamos.
consejo:
como periodista debes analizar la terminologia que son masificadas en los medios, considerando que los personeros de gobierno no manejan terninos geologicos ni mucho menos tienen idea de lo que hablan