08 agosto 2007

Ahogados en un mar de billetes

"(...) He aquí mi secreto, que no puede ser más simple :
Sólo con el corazón se puede ver bien. Lo esencial es invisible para los ojos.
-Lo esencial es invisible para los ojos, repitió El Principito para acordarse.
-Lo que hace más importante a tu rosa, es el tiempo que tú has perdido con ella.
-Es el tiempo que yo he perdido con ella..., repitió El Principito para recordarlo.
-Los hombres han olvidado esta verdad, dijo el zorro..., pero tú no debes olvidarla..."
(Antoine de Saint Exupèry, en El Principito)
Ayer iba en un móvil, a una entrevista. El auto se metió por unas calles cuyo tránsito era realmente infernal: taco, bocinas, humo, una desordenado mosaico de luces rojas por todos lados, cansancio y rabia en la cara de los conductores...

Como mi cita era en el ´barrio alto´ de Santiago tuve que emprender el rumbo entre grandes edificios de oficinas casi transparentes, entre parques amplios con gente haciendo jogging, entre monstruosas camionetas 4x4 conducidas por mujeres rubias que hablaban por celular... El cuadro me pareció casi una caricatura de ´lo que hacen los ricos´.

Pero eso es parte de la vida social y la diferencia que se ha generado producto de muchos factores (desigualdad en la distribución de los ingresos, falta de oportunidades, inamovilidad en los puestos gerenciales, etc.). He sido parte de todo eso desde que soy capaz de comprender la lógica en la que funciona el mundo que me rodea.

Avanzaba lentamente -muy lentamente- y tuve el tiempo para ver por varios minutos los carteles que anunciaban nuevas construcciones, "aún más lujosas": "Compre un departamento aquí y sepa lo que es vivir bien"; "Nueva etapa, más grande y con mejor vista...", etc. Mientras leía aquello, en la radio no paraban las tandas comerciales: "Pida un préstamo o un crédito de consumo, sin UF...", "Ahora estoy mejor, porque el banco No Sé Cuánto me prestó el dinero que necesitaba..."
Me recorrió una suerte de fastidio-lástima-decepción.inquietud en ese momento... Sentí que no puede ser que toda nuestra vida (y, más aún, el concepto de felicidad) esté inexorablemente ligado a la cantidad de plata con la que se cuenta. Todo gira en torno a la plata, a la "posibilidad de tener más lujo". La publicidad está atiborrada de personajes que nos instan a consumir, a pedir plata prestada; en definitiva, a-ser-felices.

Parelelamente, me imaginaba en una isla del Archipiélago de Chiloé o en alguna cabaña perdida en un bosque de alerces. Traté de imaginar cómo sería mi vida en esas condiciones. Me pregunté si podría ser feliz preocupándome sólo por la crecida de un lago aledaño, de la subida de la marea, de la compra de los víveres para el mes. Quise ponerme a prueba: ¿podría ser feliz alejado de este mundo que a veces -a veces- me fastidia tanto?


Mi cuadro onírico -por cierto- estaba marcado por la presencia incondicional de quien me acompaña en todas las aventuras de la vida. Esa persona con quien nos escogimos para forjar un presente y un futuro juntos. No sé si estoy preparado para ser un anacoreta disfrutando de las delicias del sur de Chile... pero quizás sí para aprender a concebir la felicidad de un modo más íntimo... de un modo en donde las cosas realmente importantes son las que alimentan el alma y no los bolsillos.

Quizás deberíamos hacer un esfuerzo por sacar a flote aquella máxima que tan bien nos enseñaba El Principito: "Lo esencial es invisible para los ojos". De pronto, no cuesta tanto darse cuenta de que, a pesar de que estamos sumidos en un mundo capitalista y de libre mercado, necesitamos un respiro dentro de la Gran Ciudad.

(Llegué una hora tarde a la entrevista, pero la experiencia me dio material e inspiración para mi actualización de hoy).

Rodrigo

(Fotos: LatinStock)

12 comentarios:

rOdRigO dijo...

ME RINDO:

SI HAY ALGUIEN QUE ME PUEDA EXPLICAR, PASO A PASO, CÓMO SE HACE PARA QUE SE RESPETEN LOS ESPACIOS Y EL JUSTIFICADO DE LOS TEXTOS, POR FAVOR...

¡¡LO AGRADEZCO!!

ESTOY A PUNTO DE PEGARLE AL PC PORQUE NO ME HACE CASO Y ME DEJA TODO DESORDENADO LO QUE ESCRIBÍ. ¡NO ME GUSTA! ¡LO ODIO!

rOd.

Broken Mirror dijo...

Yo cada vez que tengo un respiro de la ciudad y me voy a alguna parte más "pueblerina" por así decirlo me pregunto lo mismo que te preguntas tú, primero pienso que genial sería vivir en un lugar asi con aire puro y poco ruido, pero inmediatamente me pregunto a mi mismo, mismo:¿de verdad vivirías en un lugar así? y me respondo ni cagando!!, me aburriria como ostra estoy condenado a ser persona de ciudad, quizas santiago sea más extremo q mi valpo querido, pero igual necesito vivir en un lugar con ferviente vida, con gente atrasada para llegar a sus trabajos y con ruido, ademas necesito de una vida cultural-artística agitada, sin mencionar la vida nocturna jjaja

Quizas no sea tan consumidor de las cosas que nombro, pero necesito saber que están al alcance de mis manos, ahora pasar los 365 días del año en eçlo mismo, no!!

un escape de vez es cuando para apreciar las maravillas de la vida y la naturaleza en un lugar apacible, pero despues de vuelta al estres, al trabajo y la bien amada-odiada CIUDAD.



respecto a lo de los parrafos yo también necesito que alguien me enseñe pq pelie mucho rato con mi pc por lo mismo


un saludín

Valparaisina dijo...

... Una cuestión es ser citadina, pero otra distinta es ser consumista y basar la felicidad en las compras o inversiones del mes.
Cre que tengo la facultad de ser absolutamente adaptable y claro que soy feliz cuando logro comprar algo que deseo hace rato, con un viaje o con mejorar algo de mi habitat... pero también logro conmoverme y dsifrutar con un abrazo apretado de mi hijo, o la nieve de ayer en chimbarongo rozando mi cara....

El tema - a mi juicio - es no embobarse por las lucas y vivir en equilibro

Cariños!

Udo dijo...

Interesante reflexión amigo. Difícil eso si en un país como Chile no tentarse con uno de esos maravillos créditos como ellos mismos te lo presentan, lamentablemente el gran porcentaje de la población necesita de ellos para tener un alivio a sus deudas y por un segundo, ser feliz. Difícil también rebelarse a una sociedad que te bombardea día a día con publicidad, pero te aseguro, una parte de mi ser si logra rebelarse, imagino parte de tí también, que estés muy bien.
Un abrazo.
Sal-udo.

Violeta dijo...

Una de las lecciones que he aprendido en el último tiempo, es a desprenderme del consumismo, y volver a lo esencial. Claro, a punta de porrazos y deudas varias.... pero más vale tarde que nunca. Cuesta incorporarse en el mundo actual sin sucumbir a los mensajes que nos invaden en torno al dinero, el estatus y lo que nombras...

Por ahora, si bien me agrada la idea de Chiloé o cualquietr otro paraje remoto, no tengo vocación de anacoreta. Más bien soy una mujer urbana, que disfruta en los acelerados días y rutinas, que mal que mal, es lo único que he conocido y he aprendido a manejar...

Besos
te veo prontito
y a ver si me quedo un poco más y disfrutams SANFIC; una de las cosas buenas de la gran urbe...

Y respecto a lo que dices... trabaja en formato html y siempre con vista previa... resulta!

MZ

Don Arturo de Quilpue dijo...

No sera que lo esencial es invisible a los ojos porque hasta para poder ver la realidad es necesario pagar?????

Ya lo dijo Felipe, el personaje de Mafalda: "He decidido afrontar la realidad, asi que cuando se ponga linda me avisan" jijijiji.

Maca, Muni, Cumi, Pinilla, Jefa, Makmarak, etc dijo...

No le pegues a PC, él no tiene la culpa!!!!! Tú sabes a qué me refiero.

A veces me pierdo en las cosas poco importantes y no puedo ver con claridad lo que necesito para ser feliz.

=(
=(

No sé como remediar eso ni cambiar el enfoque que a veces tengo de las cosas.

Necesito un compañero de vida yo tbn...a ver si pruebo lo de la casita en Chiloé!!

O la Cordillera ¿qué tal?

Cariños Rod..a ver si unos de estos días pasas a visitarme!!!

Besotes

M.U.N.I

Andreita dijo...

No deja de ser extraño comentar justo esta entrada... porque cuando se tuvo la casita en chiloé, en guaitecas e incluso en huichas, esto de la ciudad cobra otro sentido. Sin embargo, el tema de la materialidad más o materialidad menos creo que se la da una a la historia. Es como los aliños. Porque ahora, si bien vivo en Valpo, me gusta sentir que es tan barrio, tan pueblo, tan cercano y propio como todos esos otros lugares.
Ahora, eso de tener por tener, de vivir en lo suntuario elevado a su máxima expresión cre que no me convence... cuando se ve tanta cosa triste, tanta desigualdad, da como lata ese país de fantasía. Es como en Vitacura?? donde pusieron esas pelotas pa que no se metan los autos chocadores a las tiendas top, invirtiéndose millones de dólares para proteger la propiedad privada, mientras los niños en los campamentos dan la pelea pa no morir congelados.
Mal po... rabia...
Besos mijito rico!

bacalao dijo...

es dificil cerrar la puerta y olvidarse de todo ese mundo. final de cuentas hay q comer y a menos q engasmo un huerto moririmos de hambre sin tabajar.
yo creo q la inteligencia está en la lucidez que tengas pa saber donde estas parado. que es lo que necesitas y se convierte en un estorbo en un closet al final de la casa por un capricho consumisnta.
y sinceremente creo q nosotros, nuestra familia, sabe vivir bien.

pa mi la imaginación, los nuevo mundos los detalles y las sonrisas valen. lo demás nos ayuda a construirlo, apoya el cerebro, la creatividad, no lo atrofia ( q es lo q le sucede a muchos)



hey! el mundo que hemos construido es rico en magia y felicidad. lo demás q nos apoye. y si no. filo. estamos nosotros.

te amo

pablo dijo...

"alguien te mira"

adivina quien soy yo

abrazos

saludines

Vemod dijo...

Interesante lo que escribes... cómo situarse frente a cuadros de felicidad que a veces están tan vacíos de contenido. Puede sonar idílico irse a Chiloé y vivir de las delicias del mar y conjurar al cielo y las estrellas. Puede ser seductora la imagen de uno mismo partiendo como misionero a África y edificar una vida en Mali o Tanzania (I once had a farm In Africa..), pero también los proyectos de hilarante felicidad (entendida por plenitud) dependen de las partes de uno mismo que más sean suscetibles al contenido que se busca. Carencias afectivas? ambición por dineros? ego acariciado?... En lo personal, sólo me basta con tener a quien me quiera, respete y sorprenda al lado, tener lo suficiente para alimentarme, vivir refugiado y viajar de pronto.. y mantenerme creativo... y por supuesto, tener a mi lado a los grandes amigos como tú. Abrazos!

pablo dijo...

a destruir todas las tarjetas de credito.

Abrazos

yO