20 marzo 2007

Querer ser... lo que no se es


"¿Por qué hay personas que se esmeran por demostrar lo que no son?", pensaba ayer mientras veía un programa de farándula. Lo veía solamente para criticarlo. Siempre me pasa que, a pesar de que estoy en absoluto descuerdo con ciertos productos televisivos, me inmolo... en un ejercicio crítico-periodístico-opinativo que me seduce mucho y me hace deglutir el penoso panorama; porque a fin de cuentas, sigue siendo un bodrio.


Veía a Marlen Olivari, la ex super.estrella-sueño.erótico-sexy.bombón que acompañaba a Kike Morandé en las calenturientas noches de programa. Ahí estaba ahora, sobriamente vestida -pantalones beis, blusa blanca sin siquiera insinuación de escote, zapatitos formales y un peinado muy natural-, hablando sobre temas "profundos"... Temas... profundos...


La ex show woman se defendía: "Voy a demostrar a todo el mundo que puedo ser un aporte", decía con mucha convicción. Entonces caí en cuenta de qué era lo que me molestaba de esta ex-bella mujer: su afán por querer demostrar que es una eminencia de las artes comunicactivas, una letrada chica que no sólo es (era) un cuerpo perfecto, una conspicua "reportera", una avalancha de ideas desbordantes.


¿Para qué empecinarse en eso, Marlen? Y la pongo a ella sólo como un ejemplo, porque la lista es demasiado larga. La TV está saturada de "rostros" que no quieren (o no pueden) asumir que están ahí sólo porque son hermosos... O simpáticos o lo que sea. Y no digo que eso sea malo necesariamente. Hay quienes bailan o cantan muy bien y se ganan un espacio. Hay gente que sale a la luz pública porque estuvo saliendo con un famosillo... O hay quienes, simplemente, hablan por hablar.


Ése es su "plus". Ésos son los temas que manejan, y por eso se destacan. Nada más. No entiendo por qué deben hacer esfuerzos sobrehumanos para DEMOSTRAR algo que no son. Eso las hace ver más tontas aún; más superfluas en sus pretensiones televisivas. Sería mejor que se dedicaran a mejorar lo que tienen, para ofrecer espectáculos dignos, no como los penosos pasajes que hemos visto en el último tiempo, donde se ventilan problemas matrimoniales, dudas sobre la sexualidad de alguien, etc.


Y ojo, que éste no es un ataque contra Marlen (insisto). Ella me cae bien y, personalmente, considero que es una mujer que ha devuelto un poco de esperanza a la chilena promedio. Sin ser demasiado alta, es guapa; sin ser demasiado delgada, tiene un cuerpo bien trabajado. Sin ser demasiado talentosa para el baile, se saca la ropa como una diosa. ¿Por qué no pararse frente a las cámaras y decir "quiero ser la mejor vedette de Chile, y para eso voy a trabajar arduamente?"


Ahora... si me pusiera a hablar de rostros como aquellos que salen en SQP (sólo por dar un ejemplo), estaría maldiciendo eternamente. Me da lástima esa combinación de famosillos locuaces y venenosos que sólo se dedican a vivir de las migajas que otro grupo de famosillos les proporcionan con sus escándalos de circo pobre. Ahí tenemos a Nelson Mauri, a Daniella, a Jasmín... Todos peleándose por parecer cada día sujetos más "informados", periodistas ("periodistas") más sagaces...


... cuando en realidad son son... son... un talento diferente. Para lo demás, etenemos a Guiller, a Paulsen, a Consuelo, a Mónica Pérez, a Taty Penna. Ellos no tienen que demostrar lo brillante que son a cada momento, ¿no?

5 comentarios:

Rodrigo dijo...

Esto de "querer ser lo que no se es" pasa muy seguido en la vida cotidiana, aunque en este sentido las implicancias suelen ser más personales.

De todos modos, detesto ese tipo de personalidades; porque más allá de lo necio que pueda ser alguien, es más patético ver los vanos esfuerzos que hacen para parecer inteligentes (por poner un ejemplo).

Es hora de quitarse las caretas; de ser quien realmente somos. De hacer lo que nos gusta, de disfrutar de lo que tenemos. No hay nada mejor que sentirse orgullosos, felices y satisfechos con lo que hemos construido en esta vida.

Rod.

NegraCuriche dijo...

Partir por quererse uno... y creerse el cuento, pucha que se siente rico...
Yo, aunque sé que puedo ser la Marlen en "aquellas" situaciones y que nuestra lengua venenosa no tiene mucho que envidiarle a la de Nelson mauri, prefiero a la mónica, la consuelo, la diana de hora 25 y tantos otros...
a mis amigos periodistas tb... OBVIO!!
besitos lindo

Anónimo dijo...

Estas picao porque no sales en la tele? o saldras con esa lucha gremialista de los "periodistas"...

Rodrigo dijo...

No me gustó el comentario de la "lucha de los periodistas gremialistas". Me sonó a sarcasmo... ¿no?

Anónimo dijo...

jejejeje, en realidad era un sarcasmo al tipo de periodistas como alejandra valle y la rubia que la acompaña en sqp, que no pierden oportunidad para mostrar su titulo. Por lo visto tu eres un periodista más progresista, aparte me entretiene tu forma de escribir.