11 abril 2007

El (prostituido) "lenguaje televisivo"




Sé que "mientras se entienda el mensaje", la comunicación existe. Esa premisa (bastante básica, según mi modo de ver) es marcada a fuego por los profesores en las cátedras de Teorías de la Comunicación en la universidad. Y, al parecer, actualmente hay profesionales del periodismo que se lo tomaron muy en serio.

Es el caso de aquellos colegas que trabajan en los noticiarios televisivos. Mucho se dice que, para estar frente a la pantalla, lo que se necesita es una imagen telegénica (un eufemismo bastante barato para rechazar a aquellos menos agraciados físicamente), un conocimiento reducido de las palabras más comunes utilizadas por los hablantes chilenos y un poco de dicción. Vòila!: una perfecta nota informativa...

Pero resulta que habemos gente que es más quisquillosa con la lengua y exigimos (o, por lo menos, esperamos) excelencia en el modo de hablar de quienes -se supone- estudian para comunicarse con el resto. No es posible que día a día, tarde a tarde, noche a noche, haya gente que hable tan mal en las notas que se exhiben. Es una falta de profesionalismo que no se puede tolerar, a mi gusto.

Cada vez que veo el noticiario central de Chilevisión (elegido entre todos por ser un poco menos malo) peleo con los periodistas que leen el off de las noticias. "Hace tres días atrás, la policiía arrestó a dos mujeres, la cual tenía 3 tipos de especie de droga en su poder", dijo ayer uno... ¡Cero respeto por la concordancia, por la no-redundancia...! Y suma y sigue: no hay nota en la que no existen errores de congruencia de género, numérica.

Y eso que sólo estoy hablando de algo evidente a simple vista. Porque no es un misterio que la calidad de un producto televisivo pasa por muchas cosas, no sólo por tratar de ser más heterogéneo en la elección de los temas, de los enterbistados y los puntos de vista. La pluralidad en ese sentido se agradece mucho, pero considero que debiera haber un esfuerzo por estar a la altura de las circunstancias.

Me preocupa que la gente en la calle no hable bien; que los afiches publicitarios estésn atestados de errores (incluso ortográficos); que en las teleseries haya parlamentos mal escritos; que las publicaciones oficiales de Gobierno presenten deficiencias; que en algunos diarios no haya prolijidad al escribir... Pero no aguanto que los periodistas en la tele hablen como se les dé la gana. ¡No, señor!

Rodrigo

2 comentarios:

rOdRigO dijo...

Ojo, que no es nada contra Chilevisión. Se trata de un mal endémico-epidémico que -¡estoy seguro!- se da a la par, en todos los canales chilenos.

EsLoQ`HaY dijo...

El pasado año un gran Docente de la comunicación me dijo:
"El lenguaje es como una norma, si la hipotesis de la norma no se cumple... no hay sanción... por lo tanto... si el lenguaje no se expresa adecuadamente... simplemente no provocas comunicación"

Saludos!!
Slqhay.