09 abril 2007

Recuerdos en un día gris


Mi amor por ti es como una fuente que no se agota:
me alimenta, me reconforta y me sacia las sedes profundas.
Tu olor impregna mi almohada cuando estás a mi lado,
y me acompaña si estoy solo en la tierra de los sueños.
Pienso en ti al despertarme y también al anochecer.
Te veo, te siento, te espero.
Te amo.
Quiero abrazarte con un abrazo.
Quiero abrasarte con las brasas de mi deseo.
Recorro tu cuerpo mentalmente, a cada momento:
lo recuerdo perfecto para mí, ideal, insuperable.
Anhelo tu pelo claro en mi pecho, entre mis manos;
tus labios tan rojos, como aquel primer día,
tus ojos dulces, tu voz profunda, tu cuello erguido.
Amo la suavidad de tu piel desnuda,
la elegancia de tu cuerpo vestido a diario.
Muchas veces te he besado;
y no me canso de sentir tu sabor en mi boca.
Siempre quiero más:
amarte más,
complacerte más,
enamorarme más,
sentirte más.
Contigo no me callo: te hablo desde lo más hondo.
Te doy lo que tengo, que no es mucho pero es mío.
Recibo, con gusto, lo que me das: tu mundo.
La invitación fue hecha tiempo atrás y la sigo atesorando.
Y te amo,
te espero.
Para que vengas a tocar mi puerta,
me sonrías, como siempre,
me saludes, como siempre
y te quedes, para siempre.

Rodrigo Z.
(Lo escribí para mi fotolog, pero me gustó bastante, porque refleja muy bien la intensidad de lo que siento. Sé que la pluma poética no es mi fuerte, por lo que me siento doblemente orgulloso de mis palabras. ¡Los intentos también son valorables!)

2 comentarios:

Anónimo dijo...

no te subestimes.
yo lo encuentro increible. como tú. tengo traajar. solo pasaba a dar besos


pejesapo tipo pejeperro

EsLoQ`HaY dijo...

Suave.. pero intenso...
(como dice una amiga)

A veces no es necesario epopeyar una frase ni clamar al sócrates de lo redundante para decir algo lindo...;D

Saludos!! ... Slqhay.