04 mayo 2007

La TV que no quiero


"Vergüenza... cada día más vergüenza", bolereaban Los Jaivas por primera vez, en 1971. Han pasado más de 30 años y no encuentro mejor frase para describir lo que siento al ver ciertos programas en la televisión abierta en Chile.

Hay para todos los gustos: eso es una máxima bastante recurrente al hurgar en el infinito espectro de alternativas que se nos ofrecen a la hora de comprar, de esuchar música o ver televisión. Sin embargo, no sé hasta qué punto eso sea tan cierto en el caso de esta última -por lo menos en lo que a Chile respecta-: ¿dónde están los programas con un contenido trascendente? ¿Existen opciones para que el intelecto se cultive por este medio?

La televisión es una herramienta que, entre sus variadas funciones, se dice que educa o guía conductas. Es discutible ese rol, aunque no se puede negar (por cuanto es un medio de gran alcance). No obstante, veo que sólo nos estamos quedando con el producto fácil, con el recurso barato y, lo que es peor, con prácticas que cimientan la ignorancia y la horrible tendencia a "no-pensar". No se trata sólo de que el componente diversión esté apoderándose de las pantallas: es, también, una subestimación de los auditores.

Lo lamentable de todo es que no sé qué tan inocentes sean las personas que ven televisión abierta en Chile. Hay productos que huelen a bazofia ("SQP" es el paroxismo de este basto grupo), cierto, pero ¿qué hacer si las personas los ven? Ése es un problema: la retroalimentación que tienen. Porque son muchos los que se alimentan de este no-contenido y ensalzan prácticas como el chaqueteo, el rumor sin fundamento, la descalificación... ¡lo peor de la estupidez humana!

Y entre ese grupo de nuevos ídolos surgen los personajes que, como yo mismo defino, "no le han empatado a nadie". Me sorprende la rapidez con que llegan al tope de la popularidad figuras o personajes cuyo C.I es igual o inferior al de una libélula (el ejemplo es sólo porque me gusta esa palabra). El rátng sube como espuma cuando aparece una mujer mostrando escotes infartantes, cuando un bailarín que se depila las cejas y habla con ademanes femeninos dice que "tiene algo que contar"... ¿Qué nos pasa? ¿Por qué tan ávidos de famosillos? ¿Cómo no va a haber el mínimo de cordura , inteligencia o deseo de aspirar a algo mejor?

Escirbo esto a raíz del fenómeno "Luly". Relamente, lo encuentro patético. Y no es que sólo me da rabia que una mujer sin estudios, sin talento y sin sustancia llegue a tal posición en los medios (lo cual podría asemejarse a la envidia). Lo que me extraña es esta capacidad de los medios por hacerla un fenómeno, por darle tribuna, por inflar a una pobre tipa con buenos senos; y, por otro lado, me cuesta creer que haya gente interesada en verla como una ídola, como un elemento que aporta.

Y no es que me las dé de intelectual. Es, simplemente, que me gustaría tener la opción de ver a esta chiquilla. Lástima que, por lo menos en Chile, no se puede, porque todo está teñido por la manta del recurso fácil para acaparar la atención.


(foto: Latinstock)

Rodrigo

5 comentarios:

EzLoKhAi dijo...

Jajajajaja.. yo veo a Luly.. y me da risa... veo a Pamela Dìaz y me "muero de la risa" y sabes... veo todo esto y cada vez más siento que me estoy retroalimentando fuertemente... es que, es increíble (como tu bien dices) como los medio tienen la capacidad para levantar mediaticamente a cuanta persona se les de la gana... no importando ni si CI ni siquiera la pinta (algunas veces... un ejemplo es el perrito de Lipigas... "shame-sha!! ...XD)Y es más increíble como, al ser dejados estos rostros fuera del alero de este mundillo de productores televisivos... son undidos en el olvido mediatico.
Y... después de meditar todo esto al momento de matarte de la risa.. es tan vacia esta televisión?
Claro, a muchos nos ENCANTARIA tener espacios mucho mas productivos... pero, como tu bien lo mencionaste... la gente lo ve...
y no es por que no tengan más opciones... bien se ha demostrado.. que las pechugas de Pamela Días pesan mucho más que el Show de los Libros.

Saludos!!
Zlkhai.

P.D.: En este momento estoy chekando con mis amigos "Primer Plano", já!

Anónimo dijo...

spike el perrito de lipigas es un idolo!!!

Anónimo dijo...

Encuentro razón en todo lo que dices respecto a los programas emitidos en la televisión abierta, pero considera quienes son los dueños de estos canales, son personas que de una otra forma están limitando la entrega de conocimiento y el libre albedro entre los televidentes , llenando las inquietudes intelectuales de esto con simplezas.
Lamentablemente la responsabilidad es del que se sienta frente a la “cajita de los idiotas”, forma como me gusta referirme al televisor, y elige ver esos espacios atrofia-neuronas, como dice el dicho la culpa no es del chancho , si no es del que le da de comer.
Lamentablemente esta mentalidad cultural tan simplista de nuestra sociedad, nos tiene donde estamos, esto facilita que ciertos personajes del mundo político y empresarial , hagan y deshagan ya que el común del chileno no tiene los argumentos para rebatirles, o sea estamos en un sistema feudal tecnologisado y masivo.
A los poderosos se les hace mas fácil gobernar sobre la ignorancia y limitar la entrega de conocimientos, partamos por las “reformas a la educación”

Anónimo dijo...

Ayer le mencionaba a una amiga coronelina que no tiene TV Cable lo que se estaba perdiendo...con el agravante de tener que aguantarse la TV local todo el rato; ella me contestó en modo entre resignado y medio "groggy".

Los programas con cierto contenido o son muy espaciados en el tiempo (Héroes la están dando una vez al mes) o en horarios incómodos (Estado Nacional la dan los Domingos en la mañana y la repiten entrada la madrugada del Lunes).

Los canales privados recurren al atontamiento de la gente en determinados horarios...de otra forma, no se explica la competencia de dos programas casi idénticos como "Mira Quién Habla" (Mega) y "Sálvese Quién Pueda" (Chilevisión).

Ya, mirar una buena figura femenina retocada con cirugías y escotes de infarto hace bien a la vista...¿pero es necesario repetir constantemente ese recurso facilista? Acerca de Luli...pucha, nada contra la muchacha que, imagino, es lo suficientemente lista para hacer de "tontita" y ganar espacio con ello.

No es que tenga envidia...pero a veces me gustaría tener un espacio pequeño en algún periódico donde se nombrase mi Blog. No más, no menos; tampoco voy a pedir páginas y páginas como hacen con Luli.

De todas maneras, la esperanza a mediano plazo está en que la TV Digital traiga consigo más y mejores opciones (siempre que los poderes fácticos no digan lo contrario). Saludos cordiales.

Gabriel dijo...

Debo hacer una confesión que me tiene orgulloso:

"No tengo la más puta idea de quien es Luly"
y la verdad no me interesa saberlo

Doy gracias a Dios cada día por la bedición del cable.

No me las doy de intelectualoide ni nada menos, es más confieso ser un fan de las series baratas gringas, pero la verdad es q veo TV sólo para desconectarme un rato del mundo y cada vez que siento el deseo por aportar a mi desarrollo intelecto-cultural, tengo opciones donde puedo encontrar sin mucho esfuerzo lo que busco. Canales como History channel, Film&Art, Infinito, y la saga de los Discovery entregan diversión inteligente y conocimientos para cualquiera que quiera buscarlos


un gran saludo mr.